CUBA 2002

7181051020_e7420d6fa9_bUn señor nos pregunto una vez, ¿que países de América del sur han visitado ustedes? y comenzamos, Cuba, Brasil..!. enfadado dijo, !no jodan! ,Cuba es Cuba, Brasil es Brasil. Lo demás es América del sur o Centroamérica.

Cuba fue un absotuto shock para nosotros, era nuestro primer viaje, fuera del mundo occidental, o mejor dicho, fuera de Europa.

La Habana es una ciudad sucia, cara (sobre todo si pagabas en dólares o convertibles y no en peso cubanos), con muy poca iluminación de noche, ruidosa, desorganizada, llena de negritos que nos miraban, de entrada aquello era un caos .

Pero es una ciudad preciosa y os lo cuenta alguien al que no le gustan las ciudades coloniales.

El Lazarillo de Tomes, era un aprendiz , en comparación con los cubanos, son tan “despiertos” que nos aniquilaban con sus tretas , engaños o timos. Por suerte aprendimos mucho en pocos días. La población  era tan extrovertida, divertida, alegre, había tanta vida en esas personas, que nos costó varios días asimilar, que estábamos  en otro mundo y que era real.

Nunca nos hemos reído tanto como en cuba, fueron días muy intensos, de calor asfixiante, de beber mojitos, visitamos una ciudad  de estilo colonial, preciosa, que es la Habana, llevamos regalos a una familia muy pobre, bailamos muy mal, disfrutamos de la música cubana, del sol… Aprendimos que con una simple botella de ron de 7 dolares, puedes ser tremendamente feliz, o con una guitarra. O sin nada de eso.

La esencia de la vida.

Conocimos a un chico de Rentería (Guipuzcoa) que vivía y estudiaba en la Habana, nos enseño varias  cosas de los cubanos, como son, como viven, compartimos ron  y conversaciones con él. Son muchos recuerdos y todos buenos.

Este nos presentó a un señor de quien nos contó una anécdota real que nos hizo replantearnos muchas cosas. Era un empresario canadiense muy importante que después de años de estrés y dedicación tuvo un ataque de corazón y tras reponerse, la empresa le pagó 15 días de vacaciones a Cuba para relajarse. Antes de cumplirse este plazo llamó a la empresa para decir que nunca volvería, y a día de hoy sigue viviendo en la Habana. Allí lo dejamos, saboreando un  puro en los pretiles del famoso malecón mientras esperaba a su amada (una mulata preciosa de la que nos hablaron que nunca conocimos).

Siempre añoramos un poco Cuba y ese primer impacto que nos causó, pero jamás hemos vuelto. Quién sabe…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s