Hacia la libertad financiera

Tener que estudiar- después de tantos años sin hincar codos- me ha vuelto a reactivar, y he entrado en una espiral de lecturas y reflexión de la que no he vuelto a salir.

Tirando de comentarios de algunos bloggers y grandes viajeros, han llegado a mis manos unos pocos libros que he devorado con ansia. Son temas que me han cautivado, por lo nuevo de su argumentos y su originalidad. Las ideas que os avanzo a continuación son una mezcla que procede de diferentes manuales, vídeos y artículos. Los resumo en unos pocos puntos:

  • Desgraciadamente, todos tenemos ideas preconcebidas y muy negativas sobre el dinero. Nos nos gusta hablar, ni de cómo lo gestionamos, ni de cómo lo conseguimos.
  • Nadie; ni la sociedad, ni nuestra familia, ni nuestros profesores o amigos nos han ofrecido jamás una formación adecuada sobre finanzas personales.
  • La inmensa mayoría de nosotros, estamos inmersos en un proceso lineal: formarnos adecuadamente, conseguir un trabajo,  trabajar duro, casarnos y luchar por mantenernos. En este proceso, cuantos mayores ingresos poseemos, en mayores gastos nos metemos, con lo que nuestra dependencia a la nómina,  única fuente de financiación, sigue siendo enorme.

Estos autores, mantienen asimismo que tenemos que reflexionar sobre:

  • Nuestra libertad financiera: ¿cuántos meses exactamente podría vivir si hoy pierdo mi trabajo?
  • Cuanto dinero ha entrado en nuestra cuenta bancaria en toda nuestra vida, y pensad donde se encuentra ahora exactamente. ¿qué porcentaje mantenemos?
  • ¿Cuántos ingresos pasivos tengo? (aquellas fuentes de financiación independientes de mi trabajo y que generan ingresos sin que yo tenga que estar presencialmente trabajando).

Argumentan dos cosas:

  • Que la mentalidad de un empresario que ha luchado por sacar adelante un negocio o un hombre rico que ha mantenido un gran patrimonio, son radicalmente diferentes al del trabajador por cuenta ajena.
  • A día de hoy, con un empleo y salarios decrecientes, sólo nuestras destrezas, nuestra capacidad de adaptación y de salirnos de nuestra zona de confort, junto con las nuevas tecnologías pueden ayudarnos ante las nuevas necesidades del mercado. Tener un título universitario-que es accesible a casi todos- va a ser menos garantía que nunca.

Como conclusión, nos animan a:

  • Cambiar de mentalidad y pensar en ahorrar, para que ese ahorro vaya siempre a una inversión, y que los frutos de esas inversiones nos lleven a tener libertad financiera (poder vivir sin depender de una nómina).
  • Llevar una vida austera, siendo conscientes de que la sociedad de consumo nos ha creado mil necesidades que no nos hacen más felices.
  • Formarnos continuamente en cuestiones como: sacar el máximo partido a mis ahorros, saber hacerme la declaración de la renta, conocer los cambios legislativos y dominar estrategias para pagar el mínimo de impuestos.
  • Estar atentos a las necesidades de la sociedad y dar con un “nicho de mercado” que nos apasione y de respuesta a una necesidad real en la sociedad.
  • Incrementar nuestros ingresos pasivos. Lograr esto es muy complicado, pero no imposible. Algunos de ellos son más comprensibles- vivir del alquiler de un piso, de unos intereses de la bolsa, y otros son más complejos-escribir un libro, una canción o una creación original y ponerla a la venta en internet, royalties, marketing por internet, vender licencias,etc-.
  • Estos ingresos pasivos tienen que venir de un trabajo realizado previamente, pero sólo una vez, pero nunca tienen que depender de nuestra presencia física en el mencionado trabajo.
  • El fruto de la libertad financiera es contar con tiempo para dedicarlo a mis auténticas pasiones: pintar cuadros, cuidar la educación de mis niños, viajar… pero sin descuidar mi salud, mis amigos y familia, ayudar a los demás y dormir con la conciencia tranquila.
  • Persigue tus sueños. Podéis ver un vídeo magnífico de Matti Hemmi, ¿te atreves a soñar?

Me consta que los temas económicos ni convencen ni conmueven a la mayoría de nosotros, y que además este planteamiento parece más una ensoñación fantástica y un tema frívolo, que una realidad alcanzable, pero como siempre, estoy convencido de que sabréis entresacar aquello que resulte más útil y desechar lo menos práctico o digerible.

¿Qué os ha parecido?, ¿os parecen cosas alcanzables?, ¿os habéis visto reflejados?

Me gustaría saber vuestra opinión. Me dais mucha fuerza para seguir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s