Celebrando el 2015 en Colombia

IMG_20150102_105345 IMG_20150105_111038_1 IMG_20150108_172751

Sigo disfrutando del cariño familiar y de un país que no deja de sorprenderme. Aunque con ideas desbazadas y sin un hilo conductor muy coherente, os voy contando las cosas que voy observando y cuál va siendo mi día a día.

Visita a  las termales: Coconuco. El 4 de enero mi amigo Jesús comentó en la familia que le interesaba conocer las aguas termales de Coconuco. Sus aguas tienen propiedades curativas que proceden del Volcán Puracé (a más de 4.000 metros). Se corrió la voz como la pólvora, y para el siguiente día estaban apuntados 40 familiares que contrataron una Chiva para ir. Este medio de transporte, incómodo como pocos y sin ventanillas, pero perfecto para caminos en malas condiciones nos permitió llegar en poco más de una hora a nuestro destino, pero se dio una discusión entre los familiares que yo ya había visto con anterioridad. Se preguntó a la gente por cuál de las tres opciones se declinaban, e imperó el deseo de los niños de ir a “aguas tibias”, puesto que hay tobogán para jugar y no huele feo (como en “aguas hirviendo”). Me dio por pensar que en nuestra cultura no les preguntamos a los niños sobre decisiones de los adultos, puesto que no tienen criterio. El caso es que se hizo, y nada más llegar, hubo un grupo numeroso que protestó por no habernos decantado por otras opciones. De todos los modos, nos lo pasamos muy bien y pasamos un día realmente singular.

Carnavales de Pubenza. Carioca, harina, guerras de bombas y carrozas, y hasta corrida de toros.

Los carnavales se celebran del 3 al 5 de enero. Consisten fundamentalmente en unas carrozas con músicos y bailes, y en una guerra sin cuartel entre niños y adultos con chuspas (bolsas de plástico) o bombas (globos) de agua y harina. Son dos días donde la gente conoce que si sale a la calle se expone a que lo pongan hecho un cuadro, y nadie protesta. Ha sido interesante, pero nada comparado con los de Pasto hace dos años. El día 6 hubo corrida de toros, y había algún Curro que parecía español. Lo anuncian poco, y venden las entradas el mismo día. Se dice que van a convertir la plaza en un centro comercial porque no se usa. Entiendo en razonamiento, pero esto acabaría con la galería (mercado tradicional), y sería en mi opinión una gran pena.

Visita al ingeniero Carlos. En casa de ricos, “puro mecato”

Una vez más el ingeniero nos invitó a mi y a Jesús a su casa y chalamos de 4 a 11 de la noche. Le preguntamos por la paciencia infinita de los colombianos, que habíamos ido en taxi y casi atropellamos una moto que andaba mal y que el taxista casi ni dijo nada. Nos comentó que hace años, a veces, el conductor de la moto si era “de los duros” contestaba a tus protestas con una balacera (un tiroteo). Todos se han acostumbrado a no alzar mucho la voz. En cuanto llegamos a la casa nos preguntaron qué tal la cena, y tuvimos que admitir, que no comimos platos en condiciones sino que picoteamos carantanta, bocadillo (dulce de guayaba), arepa con queso, gelatina de mora, etc. Sonrieron diciendo: en casa de ricos puro mecato (chucherías).

Despedida de las tías caleñas

Se fueron las tías de Cali y Jesús el mismo día y dejaron diezmada la familia. Doña Myriam, una de las caleñas dijo que le encantaría venirse a vivir a Popayán, que el clima es rico, pero su mamá no quiero porque “le hace frío”. Vienen de 32 grados, y los 25 de esta ciudad templadita no son suficientes. Además, doña Myriam vive de la pensión de la mamá, y no tiene mayor sustento, con lo que le toca conformarse. Viven en una casita lejos de Cali, prácticamente en un pueblo a parte, frente a un cañal de donde dice salen serpientes con cierta frecuencia. La familia dice que fue una pena haberse dejado convencer por una hija, cuando vivían en el centro de la ciudad, para cambiarse de residencia a una tan retirada.

Planes viajeros que se han truncado

Queríamos ir varios familiares juntos al eje cafetero, una zona que he visto dos veces en bus y me cautivó, pero como el taxi familiar, sustento de la familia no ha salido “del calabozo” hasta el 8 de enero todo se ha ido al traste. En tres ocasiones se han argumentado razones que se nos escapan de la razón, aunque mejor dicho, sólo a mi se me escapan de toda lógica. Los colombianos lo viven con algo que en su día me comentaron: “ya nos acostumbramos a ser pobres” (pobres económicos, y en ocasiones pobres de mente, de aspiraciones y pretensiones de que las cosas funcionen bien). En la primera ocasión se dijo que la jueza no estaba de servicio porque había trabajado el fin de semana (no hay sustitutos), en otra ocasión se argumentó que estaban juzgando a dos adolescentes por diferentes delitos y que había que esperar, y definitivamente se les emplazó a regresar el siguiente día, porque el asunto se demoraba. Con la puerta entreabierta, escucharon como a uno lo condenaban a años de cárcel (por robar un celular) y al otro se lo liberaba por un delito de homicidio. Es todo lo que he sabido, y no voy a preguntar más.

En principio, tras pagar varios impuestos y poner el taxímetro, Silvio, el tío cojo de la familia empezará a trabajar el taxi. Es gracioso como pocos, habla a gritos y se le ve que tiene buen corazón. Tras un accidente en moto, completamente borracho hace muchos años le tuvieron que amputar una pierna. Anda cojeando, pero con cierta soltura, y nada le ha impedido en la vida ganarse su pan conduciendo un taxi. Le apasionan los dibujos animados en la tele, donde rie, gesticula y hace comentarios, siempre entre carcajadas del estilo: “mire mire, el pato se golpeó”. Como dicen aquí: “que mi Dios me lo bendiga”. Es familiar de doña Doris, y como en su día escuché: “es enfermico y hay que colaborarle”. Iñaki le dejó una bolsa grande de nueces, almendras y pasas. Sabía de su debilidad por estos frutos secos. Los devora a manos llenas, y en un día parece que se las ha acabado. Nuestro consejo de comer unas pocas todas las mañanas parece no haber surtido efecto.

Estos días me ha sorprendido otro asunto (sí, todavía me sorprendo un poco). Me enseñaron un magazine del país donde dice que un tal Sr. Tello es uno de los Chef más afamados de latinoamérica. La sorpresa ha sido que es primo de Milton, pero este ignora donde trabaja, cual es su recorrido profesional, y no tiene mayor interés en pedirle una recetica. Hoy hemos sabido que vive en el “nuevo Japón”, un barrio sin asfaltar y con muchos ranchos hacia el alto de una loma donde no se ven más que niños y perros. Parece que en un accidente de moto le afectó a la pierna y que por motivos desconocidos ha quedado bastante mal, razón por la que no aguanta de pie mucho rato y su trayectoria profesional podría verse afectada.

Hoy he escrito a la directora de la Biblioteca para que me confirme la charla de mañana y me comenta que habrá que dejarla para una próxima ocasión. Esta ha sido su respuesta:

buenas tardes

Siento mucha pena tener que declinar esta buena voluntad que usted nos presenta, en este momento como estamos cambiando de sistema bibliográfico y tenemos un instructor externo, vendedor del programa esta aquí en nuestras bibliotecas dando la capacitación necesaria para el buen funcionamiento del sistema y como requisito para poderle recibir el producto y cancelar los estipendios, èl tuvo que desplazarse de la ciudad de Bogotá desde el día 7 de enero y hasta  el 16 de enero del corriente año. Esto hace que se nos dificulte congregar al personal para otra actividad que no sea la capacitación del nuevo sistema.
Espero que en una próxima oportunidad podamos concretar la cita que usted amablemente nos dispensó.
Deseándole muchos éxitos y prosperidad en este 2015.
Cordialmente,
Este mediodía hemos almorzado en la casa de Yeimy y Christian, los enfermeros jefes de la familia. Han prometido intentar venir a visitarnos a España. Parece que quitan el visado para colombianos en 2015 y están todos como locos. Ojalá alguno llegue. Intentaremos estar a la altura de la situación, pero desde luego no va a se fácil responderles con este afecto y esta hospitalidad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s