Que Dios me provea de la infinita paciencia colombiana

RABIPELADO IMG_20150111_070619 IMG_20150113_160553
He estado 15 días sin  claves para acceder a Internet, razón por lo que este post llega con retraso, pero finalmente le ha llegado su momento.
En las últimas semanas hubo tiempo de visitar museos y de despedirse poco a poco de un país cautivador.
Adjunto unas pocas imágenes sobre el museo de Ciencias Naturales de la Universidad del Cauca. El primero es la chucha (animal), en el segundo se ve la panela (azúcar de caña puro) y en el tercero un utensilio para atrapar peces a contracorriente en los ríos.
Recientemente vino en persona el hijo del Tio Raul. Lo último que supe de él es que tenía la cara rasgada con las uñas de su novia. Cosas del exceso de alcohol.
En esta ocasión cuenta que su novia descuidó la moto y se la robaron, y ahora el ladrón le pide plata para devolvérsela. Esto, aunque ciertamente inverosimil ocurre.
Doña Doris le ha dicho que está desplatada (sin un duro) y que le colaboraría si pudiera pero que en esta ocasión no está en disposición. El siguiente día vuelve a llamar el muchacho y vuelve a decirle que no puede. Delante de parte de la familia argumenta que no tendría inconveniente, pero posteriormente en plan más privado se deja entrever que el chaval en cuestión es un descabezado, y un malbaratador (manirroto), ¿y con qué garantías se le presta la platica si su propia madre no lo ha hecho?
Comentan que en los bancos, sólo a gente solvente se le presta a un tipo de interés del 12% anual, y gente particular, presta a otros particulares (mucho menos solventes-  hasta en un 6% mensual, lo que significa un 72% anual. Jamás había escuchado estas cifras. Si reflexionamos podremos entender que quien tiene una hipoteca en nuestros pais desde hace 6 años, puede estar pagando ahora mismo menos del 1,5% anual.
Otros negociantes aplican otro concepto interesante, se llama anticrés. Te permiten vivir en su casa gratis, pagando solo el agua, luz y gas durante un periodo acordado (por ejemplo 2 años) a cambio de que le prestes al 0% un dinero (25 millones de pesos por ejemplo). Es una fórmula mucho más común en ciudades como Pasto donde hay mucho comerciante con exceso de inversiones en bienes raíces (pisos) y poca plata en metálico.
En conversaciones que surgen con unos y con otros salen cosas novedosas. Hablan de las propiedades de la orina y de cómo se les echaba orines de las madres a los bebés para curar algunos males o problemas. Incluso se habla de la orinoterapia.
Cuando hablan de antiguas tradiciones y costumbres locales me quedo boquiabierto. Cuánta sabiduría transmitida de generación en generación que se va perdiendo, pero a veces me da miedo, porque veo que creen ciegamente en recetas tradicionales para curar enfermedades o males de cierta gravedad por supuesto sin ninguna base científica. Lo que está claro es que en casos poco graves, recurren mucho antes a las recetas naturales tradicionales que a la farmacia o al médico. En cierto sentido esto me tranquiliza.
En otra ocasión, fuimo a ver la nueva casa de Maredis. Una especie de “Vpo” que tras muchos años de lucha por fin se la han dado. Es común que incluso nunca la terminen de ver o que la plata desaparezca antes de acabarlo. Podéis ver la foto.
IMG_20150111_164858-1
Todos los familiares que fueron a comer arepas y a conversar. Estuvieron divagando sobre su pueblo natal Lerma, donde – como en todo pequeño pueblo- tienen su propios personajes. El balador (que emite un ruido indescriptible, y cuanto más lejos lo oyes más cerca está), el duende, que hace travesuras a los caballos y castigas a los mujeriegos, etc. Todos, sin excepción matizaron sobre lo que cada uno comentaba, dando a entender que eran leyendas o cosas que se contaban, pero conforme iban apareciendo diferentes personajes uno levantaba la mano y decía: “ese sí que es verdad, porque yo una vez lo ví”.
La tía Lucía ha estado en casa de Doña Raquel, donde como a menudo estábamos tomando café y posteriormente inflándonos de arroz, yuca con ají, salchichas con nuestro buen jugo de guanábana. Aquí tomar café vacío (sólo un café) es casi un insulto y no salir de cualquier casa tanqueado (lleno de comer) es una empresa complicada.
El caso es que su hija, Ana, está en Pamplona hace 13 años. Hasta donde sabemos es la pareja de un señor de etnia gitana, y sospechamos que ni ha legalizado su situación, ni ha ahorrado plata, ni ha estudiado, y ha perdido toda relación con su familia. No hay que descartar del todo que pueda estar amenazada y que el propio novio le haya impedido tener móvil propio. El caso es que la familia está muy preocupada porque ni siquiera cuando mataron a su hermano volvió a Colombia. Ahora la abuelita está ya muy mayor y quiere verla antes de morir y pronto celebran los 15 años de una prima, pero no creen que vaya a darles una sorpresa. Me he prestado a alojar a cualquier familiar si va para allá a saber de ella. La madre argumenta que ellos son gente tranquila, que se acomoda a las cosas y que aguantan lo indecible. Ella misma lleva casada 40 años con el mismo marido, y hasta hace dos años toda la vida ha sido alcohólico y problemático. Ella, a pesar de los pesares sigue con él, y ya no creo que cambie a los 60 años.
Los niños de la casa me tienen ya loco, porque les ha dado todas las noches por subirse a mi piso  y jugar chillando hasta que ya no pueden más; bueno, más bien hasta que yo estoy exhausto.

Le estoy ya viendo las orejas al lobo. En una semana estaré en Pamplona y tendré que hacerme a la normalidad del trabajo, del frío y de la rutina habitual.

Cuesta creer pero ya ha pasado más de un mes y una semana. La familia no deja de insistir en que me quede. Que aquí se vive muy sabroso y que me ofrecen una habitación y un platico de sancocho. Saben que soy descomplicado (sencillo) y que con cualquier trabajo que uno de consiga sobrevive. Lo que quizás desconocen es que nosotros – al menos hasta hace unos años y en el plano material y asistencial- vivíamos de lujo, con un nivel y calidad de vida que ni sospechan. Eso sí, tal y como algunos datos vuelven a confirmar, en felicidad Colombia nos da mil vueltas.

REFRANES Y EXPRESIONES COMUNES EN COLOMBIA

Hijo de tigre, sale pintado, hijo de chucha, rabipelado (de tal palo tal astilla)

Como come el mulo, caga el culo (este no hay que explicarlo).

Hágale, hágale, que el golpe avisa (cuando aparcamos el coche).

Esto es una chimba, bacanísimo (esto es la leche).

Tiene más paja que un colchón (es un mentiroso).

Ni el burro ni el que lo arrea (cuando no se espabila a hacer algo).
VUELTA A ESPAÑA
Tras 38 horas de viaje, una escala en Panamá que no estaba prevista, perdí la
ida de avión en Lisboa y la consecuente pérdida de la combinación en bus hacia Pamplona.  Mi ciudad me ha recibido nevando y con temporal que parece ha llegado para quedarse. Poco a poco nos enfrentamos a la normalidad y a lo cotidiano. Todos felices y en casa.
Ahora toca asimilar lo vivido e intentar aplicarlo a la vida diaria para ser más felices. Yo con sólo recibir un pedacito de la capacidad de supervivencia, y la alegría con la que viven las frustraciones y golpes de la vida me daría por satisfecho, pero no es tarea fácil.
Anuncios

2 Respuestas a “Que Dios me provea de la infinita paciencia colombiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s