Preparativos para Egipto

las_piramides_de_egipto

No cabe la menor duda de que ir contracorriente es mil veces más exigente que seguir a la mayoría. Esto ocurre en todos los órdenes de la vida, y el mundo de los viajes no es una excepción; eso sí, tiene sus recompensas. Me explico:
Llevo varias semanas tirando de varios hilos de una madeja pequeña para organizar el viaje a Egipto, del 1 al 14 de diciembre. La idea es huir de los 50 grados del verano y dedicarle dos semanas en vez de la semana hiper acelerada habitual de los Touroperadores.
No conozco a nadie que haya ido por su cuenta a este país para un viaje turístico -aunque habrá miles- y las agencias de turismo no han recibido con buena cara que les preguntemos por el precio de excursiones concretas sin haber comprado el paquete completo.

Además, el clima de inseguridad no ha ayudado mucho. Me consta que andan poquísimos turistas por el país, y los cruceros por el Nilo se han reducido drásticamente mientras que los precios han escalado sin cesar.

En un primer momento tiré de unos pocos contactos en Facebook, donde reúno unos pocos amigos o viajeros desperdigados por el mundo.  Es una red que no utilizo ni defiendo mucho, pero por mucho que me duela, renovarse o morir.   De allí salieron Ana, una amiga que viajó hace mucho a Egipto y tenía un amigo guía turístico en castellano, Michel, quien vivió en Cairo y con quien compartimos aventuras en Siria, y me ha puesto en contacto con su amiga Andrea, una mujer llena de fuerza y valor con la que he hablado una vez y he intercambiado varios correos. Está casada con un egipcio, y aunque ahora ha echado raíces en Madrid vivió varios años en el Cairo, ciudad de la que me habló con auténtica pasión. Tiene un blog en el que narra sus aventuras egipcias y otras reflexiones de la vida.

Por supuesto, couchsurfing y mytwinplace me han permitido conocer gente local que me aconseje y comente desde su perspectiva qué debo hacer y qué evitar. Como ocurre con frecuencia nadie habla de inseguridad ni de problemas serios; como mucho que tenga cuidado cruzando la calle, o que me descalce cuando acceda a las casas privadas.
Al final, tirando algo más fuerte del hilo ha salido “una salvadora” gracias a Sergio: Maite, una mujer de Bera (a 5 kms de mi pueblo natal) que lleva muchos años viviendo en Egipto y habla perfecto árabe.  Me ofrece su casa en Hurghada desde donde se pueden visitar -con suerte- tribus nómadas en el desierto y bucear en el mar rojo, y ha reservado la excursión por el Nilo a precios locales, !qué lujazo! Además, me ha ofrecido su piso en Cairo para pasar los últimos días puesto que ella también se vuelve en Navidades a casa, como el turrón. Seguro que su historia es intesantísima. No puedo esperar a que me la cuente.

Egipto: te tengo ganas hace mucho pero ahora te tengo contra las cuerdas.   En esta ocasión, no te dejaré escapar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s