Masada, Ein-Gedi y Mar Muerto, Israel y Palestina, 26-30 de marzo de 2016

Decidimos cogernos un viaje organizado que nos ofrecía el mismo Abraham Hostel. El hostel, reúne todas las características que tiene que tener un buen alojamiento para los viajeros. Se veía que se han hecho las cosas con buen criterio: La wifi funcionaba bien y en todas partes, tenían desayuno buffet libre muy completo incluido en el precio, contábamos con agua caliente para la ducha y zonas para limpiar y secar la ropa. Además, regalan incluso tapones para dormir y ofrecen cupones descuento para algunas visitas como el Museo de Israel. Por si esto fuera poco, ofrecían visitas gratis para ver la ciudad vieja y todo el personal era joven, resolutivo y simpático, hablando buen inglés. Por si alguien se anima: estaban buscando voluntarios, a quienes ofrecen alojamiento y comida gratis a cambio de unas pocas horas de trabajo diario. Una gran opción para conocer un país y cambiar de aires viviendo una gran experiencia, !y a buen precio!.

El conductor del “trip”,  Alon,  nos contó que él había sido ultraotodoxo hasta hace 5 años, y que se había salido del todo para dedicarse a hacer tours, y pintar y escribir una novela que estaba a punto de publicar. Nos contó que la “West Bank”, lo que nosotros llamamos Palestina, está dividido en 3 zonas; la A gestionada por judíos, la C por Palestinos y la B por ambos. Esto implica que para el viaje que íbamos a hacer, aun siendo West Bank, al ser zona A, no íbamos a necesitar mostrar el pasaporte. Eso sí, para ir a Belén o Jericó, ó Hebrón sí, puesto que son zonas C. Sorprendía su pasado con su pinta actual: un pelo largo y alborotado más propio de un hippy trasnochado que de un religioso ortodoxo. En una hora salimos de Jerusalén a 800 metros sobre el nivel del mar y llegamos a una zona cercana a los 400 metros bajo el nivel del mar, el punto más bajo del mundo.

Masada es una antigua ciudad casi sagrada para los judíos, puesto que representa la lucha por la supervivencia del pueblo. Es una ciudad en una meseta, con vistas al Mar Muerto, pero en una zona desértica donde solo quedan restos arqueológicos. A pesar de ello, vimos cómo se las ingeniaron para conseguir agua, y cómo construyeron incluso saunas dentro de las viviendas. Se ven perfiladas las calles y los habitáculos y permite comprobar cómo un pueblo sobrevivió durante años.

Sus habitantes eran judíos que se revelaron ante la conquista romana, y huyendo de ellos dieron con este lugar. En cuanto los romanos los descubrieron empezaron a crear unas escaleras para acceder a la meseta y aniquilarlos.  El mismo día que llegaron, se encontraron con la totalidad de los habitantes de Masada muertos. Se habían suicidado todos para evitar la esclavitud. Nos contaron que quedan testimonios escritos de que los padres asesinaron a sus propias esposas e hijos, puesto que morir era más deseable que la vida que les esperaba. No podemos ni imaginar el calvario que habrían vivido durantes meses, mientras los romanos creaban las escaleras para llegar a la parte superior y asesinarlos.

Posteriormente visitamos Ein-Gedi, un Oasis en el desierto de Judea. Caminamos por un sendero con cascadas y palmeras, viendo algunos animales nuevos. Nos dijeron que había incluso algún felino. Cerca de este lugar había un “Kibutz” con el mismo nombre que nos mencionaron pero que no visitamos, una pena.

Acabamos el día con el baño pertinente en el Mar Muerto. Nos contó que tiene un 33% de salinidad, y que aparte de flotar y no poder hundirnos, si teníamos algún tipo de herida nos iba a escocer un poco. Se ve que es una mar muy calmada, sin prácticamente oleaje. Si trazamos una línea en la mitad del mar, desde este punto hacia el fondo pertenece a Jordania, y la otra mitad corresponde a Israel.  La gente se embadurna con barro y nos prometen que es buenísimo para la piel. Salimos a la media hora y descansamos sobre un césped artificial escuchando música latina y española. Los camareros del bar cercanos parecen árabes. En fin, la globalización.

Ya de vuelta en nuestra querida ciudad, Jerusalén, nos volvemos a dar una vuelta por la ciudad amurallada y vemos parcialmente un concierto, pero como hace mucho frío decidimos volver al hostel y descansar.

DSCF5134DSCF5142DSCF5151DSCF5170DSCF5173DSCF5183IMG_0702

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s