Salento y valle del Cócora, Colombia

Tras un par de  días para pasar la resaca (guayabo) post bodorrio, alistamos las maletas con destino al Eje Cafetero colombiano. Nada más salir de Popayán se nos heló la sangre cuando vimos un accidente de moto que acababa de ocurrir, donde el motorista yacía bajo una manta, de donde brotaba un río de sangre. Colombia se cobra caras las imprudencias.

En unas 7 horas llegamos a Armenia. Nos pareció una ciudad barata para comer, y para vivir pero que en este momento tiene muchísimos vagabundos rebuscando entre la basura y pidiendo dinero en las calles del centro de la ciudad, lo que no ayuda a que tengamos un clima y sensación de seguridad. Nos han contado varios que han cogido literalmente a cientos de loquitos del llamado Bronx de Bogotá y los han dispersado por diferentes ciudades del país. No parece una medida muy inteligente repartir a los drogadictos y problemáticos por diferentes regiones, porque así sólo se distribuyen los problemas, pero vamos, es lo que han hecho.

Tiene una calle peatonal muy comercial de varios kilómetros donde se reúnen todos para comer y consumir en buenas condiciones de seguridad y tranquilidad. No tiene ningún interés especial, pero está claro que es lo que la sociedad demanda.

El siguiente día nos fuimos al pueblito de Salento, una localidad típica paisa con mucho colorido y de allí por 4.500 pesos, en un Jeep al valle del Cócora, que nos pareció realmente precioso. El coste del bus local fue de 3200 pesos, con lo que por unos cinco euros tienes la excursión montada. Una relación calidad precio magnífica.

El hotel nos costó 50.000 pesos, era de todo menos tranquilo, puesto que daba con un calle muy transitada y tanto los aislamientos de las paredes como las ventanas de cualquier edificio son de una calidad penosa. Sin embargo, tanto el personal como la limpieza eran impecables.

Tuvimos la suerte de conocer a un grupo de paisas de Medellín, con quienes compartimos todo el día. Fueron muy amables y nos invitaron en varias ocasiones a probar algún producto típico. Nos contaron que era sindicalistas de Jumbo, el antiguo Carrefour, que tras asentarse en el país hace años salió huyendo de Colombia, quién sabe por qué razones. Tras dos días por esta zona decidimos encaminar nuestro rumbo hacia Medellín, la ciudad más próspera y de la que más orgullosos están los colombianos.

IMG_1640IMG_1642IMG_1643IMG_1644IMG_1650IMG_1652IMG_1655IMG_1656IMG_1657IMG_1660

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s