Alentejo portugués, 22-31 de diciembre de 2017

El periodo navideño lo hemos pasado por tierras alentejanas, entre viñedos, alcornoques, olivos y entre valles plagados de ovejas, vacas y cerdos ibéricos.

Como casi siempre, hemos intentado conocer pueblos pequeños escogiendo solo carreteras comarcales y descubrir costumbres que aun no han sido aniquiladas por el mundo moderno. Lo hemos realizado en coche, y quitando los tres días de Setúbal donde teníamos un apartamento alquilado, el resto de pernoctaciones han sido improvisados, así como la ruta.

El primer día llegamos a Badajoz donde nos encontramos con una ciudad en plena ebullición por las fiestas navideñas. Una vez en tierras portuguesas (y con el depósito bien lleno en España), paramos en Évora, patrimonio de la Humanidad para acabar en Setúbal donde pasamos tres días. El Parque Nacional de la Arrábida con su faro de Espichel nos resultaron preciosos. La oficina de turismo del pueblo de Aceitao nos animó a visitar las bodegas de Bacalhoa. Imaginaos el despiste, que entendimos que íbamos a degustar vino acompañado con bacalao, y descubrimos que se trataba de una bodega museo, donde había de todo (arte deco, arte rural africano…), y diferentes tipos de vino que degustamos, pero vamos,  lo que se dice bacalao… ni olerlo. Visitamos también Sesimbra, y Palmela, con su increíble castillo.

En el mercado tradicional de Setúbal, donde compramos pescado tuvimos la oportunidad de hablar con una vendedora que nos comentó que en la Arrábida se daban muy bien muchas plantas antiguas medicinales, y que estas eran salvajes, que no las regaba ni cuidaba nadie y que tenían sus propiedades muy concentradas, razón por la que eran muy apreciadas por algunos entendidos. Nos contó con su sonrisa permanente que había mantenido conversaciones largas con ciudadanos de otros países, incluso chinos, y que ella sólo hablaba portugués. Está claro que el que quiere comunicarse, se hace entender.

Los siguientes días visitamos Elvas (también con máximo galardón de la Unesco) donde encontramos un hostal por 45 euros,  y donde conocimos a varios portugueses que tocaron la zambomba (instrumento africano) en nuestro honor. Uno, de apellidos Franco Carrilho, nos confesó que había vivido en el País Vasco y que guardaba grandes recuerdos de España. Nos invitó a un vino y a un pincho de queso, y nos habló con tristeza de que Portugal no dejaba esperanza para los jóvenes, y que él se iba a jubilar en Brasil, donde tenía una “enamorada”. Uno de los señores, medio borracho – como el resto-  le regaló a Iñaki una bolsa de naranjas de la zona. Cuando uno menos se lo espera, surge la magia.

El siguiente día entramos a España a visitar Olivenza, que nos resultó muy interesante, después paramos en Mourao (no os perdáis el restaurante “Adega Velha”) y nos encantó el pueblito de Monsaraz, típico pueblo fortificado en un alto. Se nos hizo de noche llegando a Regengos de Monsaraz.

Nada más llegar una señora nos ofreció un piso que acababa de reformar para dormir, y nos pareció  una gran oportunidad que no despreciamos. Nos habló de un restaurante frente a la casa donde se comía todo tipo de pescados y carnes al carbón, donde rodeados de algunos ancianos del pueblo, muy aficionados al vino,  degustamos queso, y embutidos bien regados con vino local. Como en todas partes de la región, una relación calidad precio excelente.

Yendo hacia el norte pasamos por pueblos como Alandroal (gran castillo y riquísimo dulce de bellotas), y después Villa Viciosa, donde degustamos unas naranjas riquísimas y nos impresionó el foso del castillo de la ciudad.

El siguiente día, vía Arronches paramos en el montañoso pueblo de Marvao, del que ya teníamos grandes expectativas, pero finalizamos el día en Castelo do Vide, que fue un auténtico descubrimiento. Tanto el castillo como la judería nos parecieron realmente únicos.

Una vez más nos dirigimos por carreteras comarcales hacia el norte pasando por Apalhao, Nisa, donde visitamos el museo del tapete, para almorzar en Castelo Branco que nos pareció un pelín decadente y poco interesante.

Continuamos hacia Sabugal, pero antes de llegar hicimos una parada en Monsanto que nos resultó espectacular. Un pueblo, casi troglodita cuyas viviendas se han adaptado a las enormes rocas que esculpen el precioso pueblo. Una visita obligada. Allí vimos, que en las plazas de los pueblos suelen quemar de noche un enorme tronco, con el fin de que sea un punto de encuentro donde calentarse las manos.

En Sabugal tuvimos que aporrear la puerta del hostal para que nos abrieran. El timbre no funcionaba y el bar aledaño del mismo hotel estaba vacío.  Estaba totalmente vacío y como en otras ocasiones, no pareció que tuvieran mucho interés en alquilarnos la habitación. Con frecuencia no se entienden estas cosas, pero forma parte del viaje.  Eso sí, el excelente restaurante del pueblo nos dejó con un gran sabor de boca (cabrito asado, bacalado al carbón, pan abundante y buenas aceitunas y vino locales) por 12 euros/persona nos parecieron un trato justo.

El siguiente día pasamos por Soito y Almeida y Figueira do Castilo, para desde Escalhao y Mogadouro acabar en Miranda do Douro. Esta última ciudad, plagada de españoles por su cercanía a la frontera cumplía todas nuestras expectativas; hotel de tres estrellas a 50 euros, restaurante excelente con 12 platos sólo de bacalao a precios muy asequibles, y un centro histórico interesante junto a un entorno natural en un tramo del rio Duero que es navegable que le daba un toque especial.

En esta última ciudad nos hablaron del “año viejo”, un muñeco que queman el 31 para despedir el año. Curiosamente, en Colombia hacen lo mismo con el Taitapuro. Incluso en el lenguaje, los portugueses utilizan el térmico saco (jersey), caneca (balde) y otros iguales que en la zona indígena colombiana de Yudi. !muy interesante!

Ha sido un viaje excelente. Portugal, sigue siendo un país con muchísimo que ofrecer y donde se come excelentemente a precios realmente buenos. La gente ha sido muy amable y hemos viajado en una temporada donde no hay turistas. Un lujo.

 

2018-01-01-PHOTO-000028182018-01-01-PHOTO-000028262018-01-01-PHOTO-000028272018-01-01-PHOTO-000028332018-01-01-PHOTO-000028392018-01-01-PHOTO-000028492018-01-01-PHOTO-000028622018-01-01-PHOTO-000028692018-01-01-PHOTO-000028732018-01-01-PHOTO-000028772018-01-01-PHOTO-000028822018-01-01-PHOTO-000028982018-01-01-PHOTO-000029042018-01-01-PHOTO-000029172018-01-01-PHOTO-000029252018-01-01-PHOTO-00002926IMG_1999IMG_2001IMG_2002IMG_2003IMG_2006IMG_2007IMG_2008IMG_2009IMG_2010IMG_2011IMG_2013IMG_2014IMG_2015IMG_2017IMG_2023

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s